jueves, 9 de diciembre de 2010

LA COSA ESTA QUE ARDE

 
La Argentina tiene dos habitantes menos. En realidad, una boliviana de 28 años y un paraguayito de 22. Bernardo Salgueiro y Rosemarie Puja, para ser más precisos. Fue por la toma de las 130has. del Parque Indoamericano, dado que con el tino que lo caracteriza, el jefe de gobierno de la ciudad, Ingeniero Mauricio Macri, todavía afectado por la reciente luna de miel y con todas las ganas de tirarse una dupleta a reincidir en el cargo y ver si  puede también el sillón de Rivadavia, anunció el adelanto de las elecciones y escrituras de regalo para los okupas. A la carga, Barracas. Hay profesionales de las tomas. Toman, levantan casilla y después cobran alquiler a los más lentejas. Además, se produjo el debut conjunto, en acción, de la Federal y la Metropolitana. Todo resultó mucho peor que lo previsto, gracias a Dios. La hora en que mataron a los inmigrantes, con qué tipo de proyectil y el calibre se va a dirirmir pronto, digamos cuatro o cinco años. La Justicia es lenta, pero llega. No olvidarse que en la cola todavía está Mariano Ferreyra. Del otro lado de la cordillera, como otra adhesión al Bicentenario, se prendió fuego un piso entero de la prisión de San Miguel, una joya tipo Alcatraz que inauguró El Chacal en su tiempo y que ya se había prendido varias veces. Pero antes con una morondanga de 15, 20 muertos. Ahora fue un poco más en serio: 81 en la primer sentada. Tardaron más de una hora en avisar a los bomberos. Y lo hizo un reo con un celular. Los guardiacárceles se cagaban de risa y les sacaban fotos con sus respectivos celulares de cómo se estaban prendiendo fuego. Entre los antisociales que no van a joder más la pava se encontraba un depravado sujeto de 26 años, condenado a 2 meses, por vender CDs truchos de DVD y música al que le faltaba poco para salir. También un incorregible mamao, con cinco meses de condena, que la familia no alcanzó a juntar para la fianza. Con el frío cinismo de los neoliberales Piñera reconoció que el sistema carcelario del Vergel de la Sociedad de Consumo está para la mierda. Mientras tanto, se sigue haciendo el boludo de quién era el dueño de LANChile cuando coimearon a Ricardo Jaime & Co. Del lado de acá también se hacen los boludos. Y siguen reventando minas. Estaban sacando a los calcinados de San Miguel y cerquita de la famosa San José panes de dinamita detonaban sin que se supiera por qué y menos que hubo un solo muerto y dos quemados graves. A todo esto, entre el pobre Macri que se tuvo que casar de vuelta y por eso en el 2010 pudo solamente inaugurar 81 casas nuevas y se le vinieron en banda como un centenar de escuelas viejas y la viuda que sigue pegando panquecazas y entre que recibe al FMI pero no lo va a ver y siguen matando gente, en cualquier momento averigua cómo profundizar el modelo y se pudre todo. Primero va a tener que descubrir qué es el modelo, una bagatela.



jueves, 18 de noviembre de 2010

DAMA JUSTICIALISTA SURTE (CON LA DERECHA, OF COURSE) A CABALLERO EX REVOLUCIONARIO

Sin comentarios. Por un problema de dignidad se tendrían que ir todos. Pero el problema es que en la Argentina no sólo vuelven, sino que se reproducen. Poco después, con la flamante viuda presidencial hacían chistes alusivos en actos públicos. Cobran cifras siderales como sueldos, de por vida, y otra que el 82% al retirarse. ¿Nos lo tendremos merecido?

jueves, 11 de noviembre de 2010

ESTE TREN TAMBIEN IBA A VARSOVIA

Haciendo lo mejor que saben hacer: darle al sover y el peripipì.
El viejo Sócrates supo decir que en el origen de la violencia siempre hay un abuso de poder y de lenguaje. Esto daría pie para intentar una explicación racional a por qué la Argentina es un loop de quilombos, entiendo por eso último no los plácidos lugares donde se practica el comercio sexual sino aquel, al decir de la Real Academia, donde se subvierten los valores morales. Ayer, después de tres días de quilombos de todos los tamaños e idiomas, con epicentro en un ala del aeropuerto internacional de Ezeiza reacondicionado a los tales efectos, el ministro de Planificación (léase: pla-ni-fi-ca-ción) de la Nación, Julio De Vido, le anunció a los periodistas que por un problema de tiempo no se iba a poder hacer todo lo que hay que hacer y anunciaron que iban a hacer con la única pista del aeroparque Jorge Newbery. Los motivos son muy simples y hasta un opa los entiende: el movimiento en Ezeiza no es el mismo que hace tres años, cuando empezaron a hablar del asunto, y de los vuelos de cabotaje del Newbery mejor ni hablar. Menos mal que los miles de perjudicados que durmieron en el piso, se gastaron las cuerdas vocales puteando, perdiendo vacaciones o no teniendo cómo acarrear hasta una de las puntas del país el féretro con el hijo de diez adentro ya se fueron. Daba para un linchamiento. Varios funcionarios de menor cuantía que se animaron a poner la cara y tratar de explicar lo inexplicable, una disciplina deportiva típicamente peronista, hasta recibieron unos cuantos coscorrones. Otros responsables del asunto, como el doctor Mariano Recalde Jr., al frente de Aerolíneas Argentinas, que pierde 2 millones de dólares diarios por tener que cubrir puntos y distancias que ninguna línea comercial haría, lo cual era archisabido pero no les impidió anunciar que la carne podrida y quebrada que la compraron al Grupo Marsan con generosidad iba a ser un verdadero orgullo y una fábrica de ganar guita, aparte del orgullo de volver a tener una aerolínea de bandera. A Recalde Jr., en ese puesto por ser hijo del abogado de la CGT y de Hugo Moyano, sin embargo no le falló nada cuando cargó a sus mejores amigos de La Cámpora, todos chicos nacionales y populares amantes de transpoirtarse vía áerea con aviones particulares y todos los gastos pagos, y algún descendiente Moyano del clan para ir a ver al seleccionado argentino a Montevideo, por las eliminatorias del mundial de Sudáfrica, y despacharse lo más suelto de cuerpo que con el 30% del pasaje pago se salvaban los gastos. Ahora van a remozar la flota de los aviones de madera balsa que nos dejó el gallego y encaró para el lado de los Embraer, AirBus y Douglas. De los primeros, hasta los circunspectos chinos dijeron que eran unas batatas, los segundos se están viniendo abajo demasiado seguido y los terceros nunca alcanzaron a estar en los primeros puestos. En cuanto al otro responsable de la Argentina Aérea, en lo civil, Alejandro Granados Jr., luce en su currícula ser hijo del dueño de El Mangrullo, el enclave preferido sobre la mano derecha de la autopista a Ezeiza para las grandes parrilladas peronistas, amén de intendente de ese partido del conurbano y el otro hijo presidente del equipo local Tristán Suárez. La madre es Dulce Liberal, diputada nacional, y todos son uno con El Pelusa y su novia de vecinos, a tal punto que la municipalidad lo nombró ciudadano ilustre y todo.
Anoche la sesión en Diputados, para aprobar el Presupuesto 2011, hizo sapo, se reputearon y llovieron las denuncias por aprietes e intentos de soborno. El domingo el Quilmes Atlético Club volvió a perder, algo que no es noticia, pero sí que lo preside el doctor José Luis Meizner, que aparte de ser la mano derecha de Julio Grondona desde siempre, de modesto y para mantener el perfil bajo le prestó el apellido al Estadio Centenario que por eso ahora se llama Estadio Centenerio José Luis Meizner, y ganó cómodo las últimas elecciones llevando de vice al jefe de Gabinete, doctor Aníbal Fernández, que ya lo presidió y negoció jugadores y que algunos hasta le objetaron con vehemencia que habían incompatibilidad entre ambas funciones. Que vayan a cagar a los yuyos. Si encima tiene tiempo para darle al Twitter y ayudarla a la pobrecita Andrea del Boca con los quilombos que tiene con el ex marido. Bueno, el caso es que los Los Muchachos del Tablón, a pesar de las habilitaciones para cuanto comercio cerca de la estación quisieran, se cansaron de tanto gritar los goles de los contrarios y después que terminó les hicieron de goma los autos a los jugadores propios, a los micros de la visita, en este caso Los Triperos platenses de los que es hincha fana la presidenta Cristina y ahora los players cerveceros tienen que entrenar con custodia policial. No sólo eso, sino que muy suelto de lengua dijo por una radio que por lo menos a uno de los dos atacantes efectivos lo conoce, es su vecino, y si bien merecen 70 años de cárcel (sic) ojalá que alguno haga la denuncia y los metan en cana por que él no la va a hacer. Como asociación al paso, recuérdese que se trata del mismo funcionario que cuando la Federal les hizo paso a los de los Unión Ferroviaria reforzados por un plantel sicario de barras y mataron a Mariano Ferreyra e hirieron grave en la cabeza a una señora mayor que sigue en coma en el Argerich, el mismo Fernández dijo que  la Federal había hecho lo que tenía que hacer. ¿Tener semejante cargo y quedarse mosca con semejante conocimiento de la autoría de un delito también está comprendido en lo que tienen que hacer los peronistas?
La presidenta está en Seúl, ahora luciendo modelos todos en negro, dada su flamante viudez, y como el Tango 01 al finado no le gustaba porque no andaba nada bien mandó a chartear un Bombardier, el mismo que usa William Henry Gates IIIº, (a) Bill Gates, y algún que otro homeless por el estilo, a la módica suma de 500 mil dólares y se tuvo que quedar 14 horas de plantón en Los Angeles porque parece que el chiclé de baja de una de las turbinas no andaba. Al resto de la patota de la comitiva, como se estila, la mandaron por vuelos comerciales de los comunes y resulta que llegaron antes.
Los Borrachos del Tablón volvieron a las andadas. Resulta que el negocio de los Trapitos, léase cobrar por el estacionamiento en las calles linderas al Monumental está de parabienes, dos recitales seguidos de Paul MacCartney y sobre el pucho el superclásico, así que a la salida de la misa para recordar a Gonzalo Acro, emboscado a la salida de un gimnasio, una fracción disconforme con el fraccinamiento de la guita que iba a entrar en caja los esperó a la salida del oficio religioso y los cagó a tiros, trompadas, palos, piedrazos y hasta algún vecino que encontraron a mano. La maledicencia volvió a tronar con el asunto que la 51ª libera la zona para que los muchachos no tengan problemas.
Los asesinatos de los que terminan de guardar el auto en el garage de la casa para llevarse el auto o no, para sacarles la plata o no, para entrar en el domicilio y llevarse hasta los ceniceros, sigue en su nivel normal. Como el Autoexterminio Argentino a tortazos de trompa, vuelcos por desbandes, micros truchos cargados de gente y corriéndose por la ruta para llegar primero y cargar más pasajes. Otro tanto con la inflación.
El personaje de historieta, aparecido a mediados de los 60, por obra y gracia de Guillermo Guerrero.
Para no andar con tantas pálidas volvemos a la filosofía libresca, de la mano con el viejo Sócrates. La violencia se origina en abusos de poder y lenguaje. El ministro De Vido explicó que el mes que habían planificado cerrar el aeroparque para hacer todo lo que hay que hacer no alcanza y como Ezeiza tiene más movimiento que hace tres años y los vuelos de cabotaje son tantos que se iba a llegar a un promedio de tres despegues cada cinco minutos y un aterrizaje cada tres, se hará lo que se pueda y todo está como era entonces, la casa, el árbol, en fin, cosa de poetas.
Al superclásico lo juegan el martes 16 a las 19 por el asunto de los recitales, Pasarella lo rajó a Cappa y va Jota Jota de DT interino, pero por el lado de la Boca el mormón Borghi no está cómodo, mandó a llamar a un predicador de su confianza que le dio resultados el año pasado para sacarlo campeón a Argentinos Juniors y si pierde ya anunció que se va porque se quería ir antes, incluso. Mientras la republicana Cristina Elizabet Fernández viuda de Kirchner chartea aviones a medio palo verde, en la otra orilla el ex tupamaro, que se pasó diez años adentro de un pozo, prisionero, el Pepe Mujica, consideró que el presidente de la República Oriental del Uruguay tenga una residencia en Punta del Este es un lujo al pedo y la vendió, a ellos no les da el piné, son más modestos y chacareros, si él iba al Senado en motoneta y con el casco reglamentario. Estuvo para el velorio de Néstor Kirchner, (a) Lupín, como le decían por el personaje de historieta, vino con los jefes de la oposición como para mostrar que el sentimiento era yoruga, no partidario, y cuando vio todo lo que vio, dijo sin más: "Los argentinos están partidos en dos." Primero, que no sabe ni contar y después,  ya medio viejón no pudo entender que a determinadas personas, por razones políticas, no se la dejara entrar a la capilla ardiente. Eso le pasa por haber estado tanto tiempo en un pozo como castigo por haber agarrado los fierros; si como la Cristina, por pegar unos afiches en La Plata, hubiera estado cuatro días en una comisaría, minga de vender las residencia en Punta del Este, se hubiera comprado una más grande en San Ignacio y tendría una flota presidencial de aeronaves más grande que las ocho que tienen los Kirchner hasta para ir a comprar el diario. Incluso, en vez de chartear el Bombardier, se hubieran comprado uno color celeste y chau, qué tanto joder.

martes, 2 de noviembre de 2010

EL ETERNESTOR DESCANSA EN UNA BOVEDA PRESTADA DE RIO GALLEGOS

Los afiches con que empapelaron la ciudad promocionando el acto.

LA HISTORIETA CONVERTIDA EN HISTORIA
El Eternauta, la historieta de ciencia ficción creada por el guionista Héctor Germán Oesterheld y el dibujante Francisco Solano López, publicada inicialmente en Hora Cero Semanal de 1957 a 1959, es un clásico de la cultura popular tan intocable como enrevesado. Aparte, a esta altura, con las interrupciones y reapariciones que tuvo, agregado al destino trágico de su guionista y sus hijas, resulta ocioso tratar de separar realmente lo que fue dibujado e impreso de las cosas que se han dicho y escrito sobre esa obra, algo que supera largamente en vastedad y ambiciones. Es más: hasta es atinado conjeturar que todo lo que se ha dicho es la verdadera realidad de lo realmente hecho.
La cita viene a cuento porque el personaje fue exhumado a mediados de setiembre último para promocionar un acto en el Luna Park de apoyo a Cristina Kirchner donde iba a hablar su marido y su principal patrotinante era La Cámpora, una fracción juvenil impulsada por Máximo, el hijo mayor de ambos. Los costos invertidos en semejante despliegue nunca se ventilaron. Menos que menos sus orígenes. Y ahora, a un mes y medio de sucedido, aparecen los fantasmas escalofriantes de otras secuelas que se agregarán a las ya múltiples derivaciones del personaje y al balbuceo mítico sobre la erección de El Pingüino hasta como un paradigma revolucionario.
Néstor Kirchner al final no fue orador en aquel acto. El fin de semana anterior habían tenido que salir de urgencia hacia una clínica de Belgrano y hacerle una anginoplastia, colocándole el stetner correspondiente, debido a la obstrucción de una arteria coronaria. Era el segundo episodio de ese tipo y esa gravedad en muy poco tiempo. También sería el último. Desoyendo los clásicos, paternales y siempre alarmantes consejos médicos había vuelto prácticamente al minante trajín como si nada. El tiempo lo urgía. Por encima de la racionalidad clínica y de la actitud conservadora, paternal, de los galenos, estaba todo su pasado timbero y la omnipotencia en que su buena estrella terminaría primando sobre la tiranía de la realidad.
Ahora la información tiende a apuntar a su hijo Máximo, repentinamente encubrado tras su muerte, mentor de La Cámpora, como el autor de la idea de crear el Eternéstor de los afiches, cuyo facsimilar abre esta entrada. A la luz de los sucesos no resulta muy tranquilizante las concomitancias de la idea y las hijuelas incontrolables que tira siempre la cultura. Al personaje original los lugares comunes lo han consagrado como un símbolo sin más de la Resistencia Peronista, particularmente no tanto de la Fusiladora que se entronizó en 1955 como del onganiato que desembocó en los dos Cordobazos y por extensión, dado el destino sufrido por el autor y sus hijas, casi paradigma del montonerismo combatiente, perseguido y masacrado por la última dictadura militar. Los amigos de elucubrar teóricamente con estas manifestaciones de los vulgarmente considerados géneros menores machacan, sobre todo, que el autor instaló para siempre la idea no del héroe individual sino del héroe colectivo. En la Feria del Libro del 2008, auspiciada por las 62 Organizaciones, se dio una charla donde sin más se puso al Eternauta como figura representativa de los que comúnmente se conoce como Resistencia Peronista. El 21 de octubre del 2009, durante el acto de reglamentación de la nueva Ley de Medios Audiovisuales en el Teatro Argentino de La Plata, Elsa Sánchez, la viuda de Oesterheld, y Francisco Solano López, el dibujante primero de la tira, descendiente del famoso mariscal paraguayo que lo enfrentó a Mitre en una guerra que no se va terminar de digerir nunca, le entregaron a la ya presidenta Cristina Fernández la estatuilla del Eternauta, una especie de Oscar o Martín Fierro a los comics, como "reconocimiento a su coraje al haber impulsado desde el poder ejecutivo la sanción de la Ley de Medios." El 5 de octubre de este año, cuando Cristina Fernández, al frente de la muy nutrida delegación argentina a la Feria del Libro de Frankfurt, donde de la docena de paneles que constituían el stand dos estaban enteramente dedicados a ella, tuvo una especial dedicación a la viuda del consagrado guionista y la distinguió a Elsa López también como reprentante simbólica de los setente autores invitados que constituían la delegación, abrochando de esta manera la instauración mítica del personaje que comenzó su vida de ficción en Vicente López, junto a tres amigos, cercado por una nevazón electrónica que a fines de los '50 le dejaba sólo a la imaginación algún asidero científico o una explicación racional.
Trazar paralelos entre vidas reales y de ficción suele no se muy aconsejable. Ahora, este amuramiento entre el héroe pergeñado por Oesterheld y El Pingüino no parece muy plagado de felicidades, salvo para los fanas de la historieta de cualquier tipo. El Eternéstor estuvo bastante lejos de combatir, palo y palo, con las extrañas, invencibles fuerzas con que lo hizo su par de papel y plumín. En lo que sí quedan estrechamente emparentados es en los finales abruptos y no muy felices que tuvieron los dos.


jueves, 14 de octubre de 2010

ERAN 33, LOS SEPULTO LA ANGURRIA CAPITALISTA Y VOLVIERON LLENOS DE ORO

El abrazo con el presidente. El pulgar derecho del histriónico espiritista está sobre la veta de oro de la piedra que le regala.
Ya había pasado la primera hora del miércoles 13 de octubre del 2010, que si se lo suma da 33 como ellos, ya a las 00:10 había emergido Florencio Avalos Silva, el primero, y Mario Sepúlveda, de 40 años, que ya había monigoteado de lo lindo en los videos desde el fondo donde estaban enterrados a 700 metros de profundida, en la mina San José, pero cuando salió de la Fénix II, después de besar a su mujer, se volvió, levantó una mochilita, le sacó papeles y entró a sacar piedras y regalarles a todos, a ministros, al presidente y a la Primera Dama, a los rescatistas, saltando como un mono y en medio de las carcajadas de todos por su naturalk capacidad de comunicación y gracia.
Claro, todo eso. Pero pasó absolutamente desapercibido que será medio payasito, espiritista, el que le gusta ser centro de atención, predicador evangelista que después dirá que estuvo con Dios y con el Diablo, pero ni masca lauchas y menos usa las piedras de chicle. No eran piedras cualquiera. La famosa perforadora australiana T-130, que se convirtió en la vedete tecnológica al ser la primera en llegar hasta la parte del taller mecánico del socavón donde estaban, a 622 mts. de profundidad, en el camino se llevó por delante y demolió posiblemente la veta más grande de oro de esa mina que lleva cien años de explotación, tanto de minerales como de seres humanos, aunque más de esto último que de lo primero.
Allá abajo, los 33 tenían a su cargo, con las manos y algunas herramientas, ir juntando, barriendo, limpiando todo lo que trituraba la máquina, ya que había un agujero previo de 8 cm. que estaba agrandando a 70 para que pudieran pasar en la cápsula especialmente diseñada y a la que bautizaron Fénix. En medio de todos esos desechos cayeron cantidad de piedras veteadas de oro y el evangelista que se cree un mensajero del Señor y estar en la Tierra para difundir su palabra, joda va, joda viene, le salvaron la vida y subió con unas ofrendas que tanta algarabía, emoción y confusiones no dejaron percibier en toda su magnitud.
A Mario no le interesa el oro. Había dormido con La Muerte durante 69 noches y traía su pequeño, esencial mensaje: "Miren todo el oro que tengo, es de ustedes, es de todos", quizá quiso decir.
Saltando como un mono, ya venía gritando durante el ascenso y haciendo llorar de risa a los rescatistas que esperaban en la superficie, en la boca del ducto, controlando la operación, hizo vibrar a sus compatriotas y a los 1.500 millones de seres humanos que lo miraban por tevé, superando el raiting del Mundial de fútbol.
"¿Me salvaron la vida? Tomen, aquí tienen oro, mucho oro, yo tengo la alegría", podría haber sido también el mensaje.
Gracias, Mario, gracias por todo aunque no se hayan apercibido y no te hayan dado bola.
Y ahora, completo, el Sepúlveda Show para toda la humanidad con sus ofrendas de oro, dando todo de sí:



domingo, 10 de octubre de 2010

SALIR DE UNA MINA PARA METERSE EN OTRA

Envuelta para regalo, Richard, y tenés que desatar el moño. Una pinturita, querido, valía la pena tanta oscuridad.
El próximo miércoles 13, con ruda macho por las dudas, los 33 mineros empiezan a salir y los van a estar esperando. Hay diferentes recepciones. La Antonia Godoy, mujer del Richard Villaroel, empezó desde varios días antes a pasearse por el Campamento Esperanza mostrando lo que iba a lucir para el Gran Momento Gran después de 66 días de abstinencia revolucionaria, siempre y cuando él se acuerde todavía: una tanguita roja con un moñito atado para regalo en el entrepiernas, tal como nos muestra la foto que nos llegó en exclusividad desde Copiapó. La pobre, que se destapa en suspiros, no se sabe si por amor, gula o hambruna ha omitido que los pobres van a salir como gatos chicos de ciegos, después de más de dos meses en la oscuridad y que van a tener la vista no para andar distinguiendo justamente sutilezas.
Lo más lindo de todo es que la iniciativa privada, suelto todos los moños con una administración neoliberal como la del multimillonario Sebastián Piñera, da rienda suelta a lo mejor del ser humano en materia de creatividad y los comerciantes de Copiapó, que nunca en la puta vida han vendido y venderán tanto como en estos días, han decidido hacerse presentes regalándoles un atuendo de ¡¡¡CAPERUCITA ROJA!!! a cada uno de las agraciadas que van a acoger a sus seres queridos después de dos meses largos de ausencia y cuando en más de un momento se barajó la alternativa que podían haber quedado viudas.
Ahora ocurre que algunas, pobres, no criadas ni viviendo en la opulencia hasta ahora ni nunca, no lucen una silueta como para que se las coma el lobo. En una de esas hastas resultarían un bocado grande para el pobre Nahuelito. Por lo demás, vale lo mismo que para la pobre Antonia y el bueno de Richard, que todos va estar como Míster Magoo y les va a dar lo mismo la tanguita con el moño, una caperucita roja o el mameluco de los rescatistas.
Lo que queda como la gran sorpresa, lo que acelera los corazones, es al baluarte que por quedarse enterrado se le destapó que andaba en dupla con una muleto y llegaron las dos hasta el campamento y minga de enojarse, cada cual se cree con más derechos, sobre todo la que venía clandestina que argumenta que por algo el varón tuvo que salir a buscar afuera lo que no encontraba adentro. ¿Qué lencería o atuendos especiales elegirán para que aunque no vea una mierda, enceguecido por el sol, elija a una primera? ¿Y si le charteamos a Roberto Plaza para que les diseñe algo con cascabeles o campanitas? ¿Y si se mandan directamente en bolas mientras no esté la camanchaca porque hace un fríodeca?
No hay derecho. Sufrir tanto ahí abajo para por fin salir y que los reciban con semejante festival de boludeces. Para colmo, programadas y promocionadas. Pobrecitos. Primero, qué erotismo ni qué pindorcha: un vermucito de empanadas, totín chileno del bueno, no importa si Malbec o Cabernet, del de For Export, no del litreado que se tienen que mandar los pobres por carencia crónica de efectivo, sobre todo el popularmente conocido como Sonrisa e'tigre por el efecto que causa cada sorbo al hacer fondo en la guatita. Encima con miles de cámaras enfocándolos, pero seguro que más de uno, en el fondo del alma, le va a brotar la idea no tanto volver allá abajo, pero si salir desierto de Atacama adentro, machucándose los cachetes con los talones, pidiendo asilo diplomático a los gritos.

Vamos, Richard V., querido, hermano trasandino: subordinación y valor para desatar el paquete. A golpes se hacen los hombres.

miércoles, 6 de octubre de 2010

A LA REALIDAD NUNCA HAY QUE ABRIRLE LA PUERTA

Reproducción facsimilar de la tapa del trabajo. Para leer y/o bajar edición online, un clic en el subrayado.
Y MENOS MOSTRARLE LA ROJA AL CUARTO PODER PONIENDO ESA TRUCHITA
Ya está en la web el trabajo que demuestra lo obvio aunque para la mayoría no lo sea. El fútbol es mucho más importante que lo que creen los intelectuales de probeta y mucho menos dramático que lo que deliran los relatores deportivos.  Es cultura popular y en tanto juego, el más importante formador de cultura de que se tenga memoria, aun antes que el complejo de Edipo, como dejó sentado en 1936 un intelectual de la talla del holandés Johan Huizinga. Es una de las bases de la identidad social, sobre todo en el capitalismo, del se ha erigido como símbolo y emblema.
No es que no hicieron caso. Ni estaban enterados. Los más cultos leen Olé de ojito y apenas de corrido. Ahora, cuando se les entró a venir la estantería encima, más o menos a las dos horas que se fue Elizondo, corrían para todos lados, llegaron a pedir asilo diplomático en Río Gallegos y  El Calafate para de paso comprarse otros terrenitos. Les apareció la 125 y cuanto chacarero con abrojos andaba por ahí los corrieron a alpargatazos, perdieron elecciones hasta para una subcomisión de bochas en la Pampa de Achala, al yacaré de Antonini Wilson le dan justo ganas de cagar cuando tenía que pasar la valijita por el scanner y después trataron de explicarlo como si fuera la nueva Caperucita, etc. Mejor ni hablar del despelote entre El Tuerto Muñoz y El Pelado Giménez. Ni de cómo los triperos fueron a menos por unas chauchas para que Boca saliera campeón y los pincharratas de mierda se quedaran con la jeta en el vidrio. La mamá de la presidenta, doña Ofelia, en el medio del despelote, entre levantadores de quiniela y chorizos a la genovesa, la nena que se aprestaba a ponerse y comprarse todo lo caro y paquete que hay en las mejores boutiques del mundo. Ni Maradona los salvó. Y los que escribieron en el país, trazando la amalgama entre Villa Fiorito y toda la república, pobres, no alcanzaron a leer este trabajo. Si quieren echarle un looking a lo que sacaron en la Madre Patria y acá reprodujeron con desesperación La Nación y Clarín el mismo día, con tal de echarle un poco más de mierda a los Kirchner, no somos celosos. Deánle clic al subrayado, dale. Pero siempre lo urgente matando a lo importante, como gustaba decir la Mafalda. Lo que está arriba es otra cosa. Puro jugo de tablón, vea, y aproveche que estamos dadivosos y no le vamos a cobrar nada si lo lee dos veces. Salú. Si no encuentran nada mejor que esto, por decirlo de alguna manera, váyanse al Twitter, váyanse porque para mandarlos donde corresponde no alcanza con los 140 bytes que los generosos te dan para expresar pensamientos que con 40 sobraría.  Y como oferta de colectivo, para todos aquellos que cuentan con un móvil con el que pueden leer TXTs de todo tipo, lo más cómodos en el Subte C a Constitución a la hora o en el Sarmiento a Castelar a cualquier hora, se lo pueden bajar de un saque y sin ningún de MSM o cargo (salvo la conciencia, claro) desde http://www.wattpad.com/.
Ahora, si se fija en la fecha en que fue puesta originalmente esta entrada, sacarán la cuenta que El Lupo, como le dijeron siempre en su Río Gallegos natal, andaba recién con serias fallas en el cuore, pero vivo. No llegó. O no quiso llegar hasta la verdad. Justo un año antes del fatítico pronunciamiento de las elecciones le falló del todo y se fue entre un aluvión de gente consternada, llorosa y una tormenta de aquellas. Dejó cuentas sin pagar en varios rubros y las suficientes dudas, cantidad de interruptus como para acceder al parnaso argentino de las idolatrías de primera mano. Tal vez por eso ahora conviene echarse estas miraditas sobre el hombro y ver cómo todo el futuro ya está presente en lo que va sucediendo, sólo que nuestra proverbial ceguera y en los últimos tiempos una enardecida pelea de perros no dejaba escuchar ni ver nada.
Vamos, venza esa timidez. El mundo es de los valientes.

domingo, 26 de septiembre de 2010

¿QUE SERIA DE NOSOTROS SIN LA MADRE PATRIA?


En un veredicto serio hay que adoptar todas las providencias y chequear todas las fuentes. ¡Maaaamá!

[DE NUESTRA CORRESPONSALIA EN EL QUIOSQUITO DEL PALACIO DEL PRADO] La vida contemporánea, desde hace rato, está mediatizada. Está un poco hecha mierda, es cierto, pero mediatizada. Los medios de comunicación masiva (MCM) interfieren, hacen del colchón entre la piltrafa de ciudadanos comunes y lo esplendoroso de la realidad. En la Madre Patria la prensa gráfica es un orgullo. Sobre todo de la realeza. Porque, a decir verdad, son una real...
El motivo por el cual en España no dan el Pulitzer salta a la vista. Ahora, si se creen que encontramos una perlita de casualidad, todo el tiempo al cuete que estuvimos, cutter de por medio, se lo acomodamos en un álbum electrónico, bien fetén, que es un preciosura y que, todo por el mismo precio, se lo dejamos a la distancia de un clic.
¡No se amontonen que hay para todos, che!

jueves, 23 de septiembre de 2010

TRAS QUE ERAMOS POCOS, LA NONA SALIO DE JODA


Tan chiquitos y tan marciales, ¿no? Honran a la Patria. Es en la Catamarca de María Soledad Morales, hecho del cual se acaban de cumplir 20 años, cayó en desgracia la dinastía Saadi, subieron los radicales, pero el jefe de policía que era el dueño de la clínica donde a la adolescente la escalparon cuando les hizo el paro y se les quedó, donde las desfiguraron de tal manera que al cuerpo el padre la reconoció por una herida reciente en un pie, ni siquiera como testigo. Y ahora salta que no sólo en Catamarca, sino también en Salta, Misiones, Neuquén y Chubut, hasta donde se sabe y llegó la tevé, los párvulos aprenden a ser canas para darles contención, que no anden en la calle y los agarre la droga o algún cura querendón, total después de 8 años de juicio le dan 15 de condena, se lo ratifica el Tribunal de Casación pero no va a la gayola porque apeló a la Corte Suprema y todavía no se sabe, bueno, pueden ser cinco, seis años más en libertad, la justicia es lenta pero llega.
Y de esta especie de colimba canera hace diez años o más, como entraron a saltar ahora los testimonios porque resulta que sabían casi todos y casi todos se habían quedado mosca. También la Gendarmería aporta su cuota civilizadora. Y hay testigos que dicen que dicen que los pibes hacen práctica de tiro. Porque en las declaraciones públicas son beatíficas las intenciones patrióticas que tienen con esta  intolerable payasada. Nadie se tiene que asombrar que el Gordo Valor esgrima las garantías constitucionales y ponga una academia de donde se sale asaltador de transporte de caudales o que los atacantes de Carolina Píparo, en una La Plata que siempre dio para todo, abran una carrera terciaria para motochorros. Lo bueno de estos tres casos es que tienen salida laboral asegurada. Incluso hasta se pueden poner de acuerdo y hoy yo por vos, mañana vos por mí, le damos duro al laburo para que la oferta y la demanda no se caigan.
Lo del cura en Chubut, que está en el video de abajo, no merece ni siquiera la ironía o el sarcasmo. Como, por ejemplo, los trabajos prácticos en estos cursos de humanitarismo. Si se trata solamente de jugar al Vigilante y Ladrón o nos quedamos en solamente formarles la mentalidad policíaca que desconfíe hasta de la madre porque el de al lado siempre puede ser un rocho. Confesamos que el término contención, que lo utiliza cualquier babieca para justificar cualquier hijoputez, por el principio de la lógica formal que toda afirmación implica una negación, está hablando de un desborde que por estos días arranca de un Poder Ejecutivo de dos plazas que le hace ¡oso! a la Corte Suprema y encima confiesa que para eso no la puso y multiplican el capital familiar en forma cariocinética. En otra parte tenemos más información, con fotos exclusivas y todo.
No sería tan descabellada la idea de cerrar y cambiar de rubro, ¿no? Si no somos de lo último, con Descenso Directo, solamente con la ayuda del que te jedi podemos llegar a jugar el Promoción. Y ahora sí, como lo prometido es deuda, la bendición, padre, y en el curso a las nenas confesarlas no atrás de la rejilla sino con una campera en la cabeza, a cachear como es debido a todos los zanguangos que quieran comulgar a ver si el cuerpo de Cristo, Dios no lo quiera, entra en una oveja descarriada y más encima, santos del cielo, ayúdenos, tienen ideas medio comunistas, vamos, carajo, meta palo y a la bolsa.



lunes, 13 de septiembre de 2010

YA PASARON CINCO AÑOS

Nira Etchenique, circa 1965, cuando la aparición de la primera edición de Diez y Punto.
Hace un poquito más de cinco años, en la siesta del 6 de agosto del 2005, fallecía Nira Etchenique. El lugar común ha acuñado la expresión después de una larga  y cruel enfermedad. Ella le hizo pata, en cambio, a tres tumores malignos, una operación y varias sesiones de quimioterapia. De lo único que se quejó, ya al final, es la que vista se le ponía blanca y no podía leer. La explicación científica es que era de origen vasco. No se caen así nomás. Sobre todo cuando se ha criado cuatro hijos, se ha enterrado a uno y de yapa crió los dos nietos. Trabajando, claro. En lo que podía y en donde la dejaban. En el departamento de Congreso donde vino el fin, para grabar el sonido de un multimedia, hizo el cálculo y debía haber escrito cerca de un millar de cuentos de amor para las revistas del corazón de los '60. Volvía a reprochar, por enésima vez, que éramos tan marmotas los que estábamos con ella en el periódico independiente de cultura El Contemporáneo que nunca le tiramos una historia, una anécdota: "Soy una dama y no voy a preguntar cómo hacían para sobrevivir", chicaneaba.
Y ahora ya han pasado cinco años. En otra parte está la entrada del día que al atardecer me llamó Claudio, el hijo pediatra, para avisarme lo que había pasado. El TXT tiene el valor de la impronta, nada más. De todas maneras habíamos alcanzado a sacar el multimedia porque apareció un ejemplar se puede decir que virgen del LP que Oscar Matus, el que en un tiempo fuera marido de Mercedes Sosa y padre de su único hjo, con el acompañamiento del fueye del joven Rodolfo Mederos, en la cocina de un PH de Río de Janeiro y Díaz Vélez, nos hizo entrar en la cuenta que eso no podía quedar así. Diez y punto marcó a toda una generación. Porque fue un poemario y una batalla campal con partidarios acérrimos de los bandos. Al recuerdo palpable lo pusimos en formato PDF ya en aquel CD, con un dibujo de Josefina Rubirosa para otra edición, y se lo puede leer si se cliquea el subrayado.

sábado, 11 de septiembre de 2010

UN ESPADACHIN DE LA PALABRA

Con David Goldberg, de The Atlantic, tal como salió en la edición del 9 de setiembre.

FIDEL Y EL MODELITO CUBANO
A pesar de los trasnochados y contumaces anticomunistas que sobreviven bajo los escombros del Muro de Berlín, a pesar de que en el original el veterano David Goldberg les daba la pista, todos se comieron lo presuntamente taxativo de la afirmación que no sólo no era más exportable, sino que "el modelo cubano ya no nos sirve ni a nosotros" que el reflotado líder de 85 años le espetó textual durante un almuerzo al veterano periodista.
Los voceadores a sueldo del neoliberalismo no lo podían creer. Si hubieran sabido más de cultura popular que de economía habrían advertido que cuando la limosna es grande hasta el más santo desconfía. En la ya mencionada edición del The Atlantic ni siquiera fue cabeza de tapa. Ahí está la primera señal. La segunda está en el TXT, advertida por el viejo zorro de Goldberg que le conocía las verónicas que se mandó El Caballo siempre y que es una costumbre que no tiene por qué abandonar. Ahora no han tenido más remedio que recoger y publicar supuestas enmiendas, retractaciones y acomodos que no son tales, siempre en el talante de despreciarlo y denigrarlo. Se comieron un amague más viejo que doblar esquinas y una clara demostración que los años no le pesan para convertirse en noticia de sí mismo.
Si hubieran obrado con buena fe intelectual por lo menos habrían reproducido parte de la versión textual. Pero la economía de gastos, el poner el titulito, que la mayoría de la gente se atraganta con cualquier cosa y después no lee de segundas siempre es un buen negocio y así le va al mundo. Lo dicho por la publicación norteamericana no da lugar a dudas. Aquí está para el que quiera verla.
Efectivamente, durante el almuerzo, el recuperado líder cubano dijo "the Cuban model doesn't even work for us anymore," afirmación que encima les sirvió como titular gancho en la mencionada edición, pero de segunda, en el montón, y que nosotros traducimos como "el modelo cubano ni siquiera ya funciona para nosotros". Pero ocurre, como decía otro zorro viejo del talante de Bioy Casares, derechoso y todo lo que se quiera, pero de otra envergadura cultural e intelectual, que en las traducciones la nueva versión pierde alrededor de un 30% y que no hay lengua más rica que aquella de la cual se traduce. Ver. Goldberg había sido llamado para hablar del conflicto en Medio Oriente, del cual es experto y tiene varios libros publicados, y tiró si había expirado la posibilidad de exportar el modelo cubano como quien habla del tiempo. Semejante respuesta, semejante interlocutor, le sacó hasta el apetito. A tal punto, como se puede constatar en el original en inglés, que pide auxilio a otro comensal, de los versados, para corroborar si lo dicho viene en serio porque es un título para un tapa entera en todo el mundo o es un "never mind!" al estilo Emily Litella. Una oportunidad única para que los traductores se luzcan y el periodismo actual se dedique un poco más a ilustrar al soberano y no a seguir comiendo las migajas del banquete.
Pero no: volvieron a hacer la barata y fácil.
Primero aparece la polisemia de traducir nerver mind porque puede ser no se preocupe,  no haga caso, no importa, es igual. La elección no es tan fácil como parece. Pero se está frente a un periodista en serio, especialmente invitado para hablar a fondo sobre un tema que puede hacer estallar al mundo en una guerra nuclear y que saque a relucir a Emily Litella merecía por lo menos una consulta a la WikipediaMiren, si no. El gringo les estaba regalando la clave. Fidel no había dicho lo que había dicho. Incluso la experimentada y culta persona consultada se lo aclara: "No lo ha dicho en el sentido de los ideales de la Revolución. Para él, el Estado cubano ha tenido demasiado ingerencia en la economía cubana y quiere allanarle el camino a su hermano Raúl para que con las reformas no se le vengan encima los comunistas ortodoxos y los burócratas." Encima el propio Goldberg comenta la pillería apuntando que si bien por fin Cuba acepta que vengan norteamericanos y compren inmuebles en la isla, él y sus compatriotas no lo pueden hacer por el dichoso bloqueo, política a la que califica de hipócrita y estúpida sin vueltas de hoja ni dobles sentidos. Se burla de manera cruel: "Después que los europeos y los brasileños lo hayan hecho ya vendremos nosotros a comprar todos los hoteles." 
El viejo zorro, prácticamente resucitado porque cuando cayó con la diverticulosis darlo como cadáver, como ya lo habían hecho tantas veces, fue lo más cariñoso que se especuló, se dio el lujo de volver a las primeras planas mostrándole y agitándole el trapo rojo en las narices del Miura, para hacerlos entrar, y con una verónica dejarles darse con la cornamenta en el vallado de madera.
No hubo caso. No sólo el hombre es el único animal capaz de tropezar con la misma piedra, sino que la Sociedad de Consumo pretende convertir a esta limitación en otra fuente de ingresos. Si es que no se trata de la única principal de la naturaleza humana...

miércoles, 8 de septiembre de 2010

¡ESE! ¡ESE! ¡ESE! ¡LA BARRA DE PUGLIESE!


LA ESTACION DEL SUBTE B LLEVARA SU NOMBRE

Por fin el próximo viernes 17 de setiembre, de tardecita, luego de varias postergaciones, la estación de la Línea B que se llamaba Malabia, en honor a José Severo, un congresal de Tucumán de origen boliviano, abajo de la esquina de Canning y Corrientes, donde está la plazoleta, el busto y el monumento a la orquesta, será oficialmente rebautizada Osvaldo Pugliese, como hace añares se viene pidiendo para homenajear a otro hijo dilecto de la barriada junto con el Adán Buenosayres de don Leopoldo Marechal. Y es que en lo que era un viejo corralón, sobre la vereda sur de Drago, se mudó la familia y allí terminó de componer Recuerdo, su obra máxima, de la que Aníbal Troilo dijo que hubiera dado todo lo que hizo por componerlo él, aunque el gusto popular lo haya inmortalizado con el ritmo africanoide e inconfundible de La Yumba. Era 1924 cuando lo compuso, tenía 18 años y desde los 15 tocaba en los fondines de la margen derecha del Maldonado, como El Café de la Chancha, al que él recordaba por lo poco afecto al jabón de su dueño, permitiéndose un tono socarrón que en raras ocasiones rompía su seriedad casi monacal, y militaba en política. De esto nos ocupamos ya hace un tiempito.
Osvaldo Pedro Pugliese había nacido en ese barrio el 2 de diciembre de 1905 y murió en la Clínica Bazterrica, el 25 de julio de 1995, a días de un homenaje por sus 90 años, dando un recital con la formación orquestal que mantuvo contra viento, mareas, represiones y problemas de marketing. Sus principales datos biográficos y musicales están detallados en la red. Era hijo de un inmigrante italiano que tocaba la flauta en los viejos tríos del tango milonga, que lo quiso hacer violinista y después, cuando eligió el piano, que tocara en el Colón, algo que logró cuando cumplió 80 años, pero no con la música que el viejo tano soñó en aquellos sueños del progreso indefinido. La historia se iba a repetir por partido doble cuando del primer matrimonio nació una nena y un tangazo, La Beba, que también tuvo una formación ortodoxa de conservatorio pero terminó dirigiendo en quinteto. Y la nietita Carla completaría la zaga. Ver más sobre su vida y obra.



MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com
 

La consolita que hemos configurado más arriba permite un panorama apenas somero de lo que fue Osvaldo Pugliese, que incluye su presentación en el Colón a mediados de los '80 y la versión de La Mariposa, de Pedro Maffia, sobre los arreglos que para la orquesta hiciera Julián Plaza cuando era bandeonista de su formación y antes de irse a formar el Sexteto Tango. No muy difundido, amén de la famosa cooperativa de la que no era obligación formar parte y en la que él tenía el 13%, para ser músico de su orquesta se debía saber leerla y era obligación estudiar a la par de las obligaciones laborales como presentar primero sus composiciones personales y hacer arreglos, todo lo cual era pesonalmente supervisado, ya que consideraba que la rutina del músico popular atentaba contra su persona, lo alienaba y se trataba de creadores, buenos o no tanto, pero era arte y cultura lo que se subía a hacer en los escenarios. Los tiempos que corren no permiten apreciar el fenómeno de masas que era su presentación en los clubes, sobre todo cuando tuvo de vocalista a Alberto Morán y la chicas se venían en malla, capa de tafetina y una banda cruzada que decía Miss Morán, como si fueran las reinas de carnaval y usando los mismos atuendos así fuera el mes de julio y como encima se trasladaban en la caja de los camiones, igual que las hinchadas de fútbol y la gente a los actos políticos, las pobres estaban violetas de frío, pero le hacían pata por el fachero que las dejaba con los ojos como corderos degollados. Sobre este cantor, que voló a una formación propia cuando el éxito le sonrió, después tuvo una trastabillada seria con la cocaína y terminó en Villa Devoto. Un día le anuncian que tiene una visita, si la autoriza y cuando lo vio a aparecer a Osvaldo con una bolsita con yerba, facturas, cigarrillos, algunos diarios y otras cosas. No pudo ni siquiera saludarlo. "Alberto, no le dé importancia", dijo El Martillero Público del Piano, como se denominaba a sí mismo. "Yo sé lo que es estar acá y por eso vine." El partido de vuelta fue la mañana del 27 de julio de 1995 y Morán estuvo entre los dos o tres primeros en llegar y pararse cerca de la entrada del panteón que SADAIC tiene en la Chacarita. Era una mañana soledada, pero más que fría y él aguantó con la mirada perdida el terrible plantón. El cortejo venía de contramano por Corrientes, poco más que a paso de hombre por la doble fila de gente que espontáneamente se paraba para el saludo en una jornada laboral, escoltado por serios motociclistas y patrulleros de la Federal, los mismos que en otras circunstancias los habían llevado encanutados a los dos. Vestía una parca larga, no de marca, como las zapatillas sport de gruesa suela. Los años no habían alcanzado a llevarse de todo de aquel rostro que había hecho estremecer a mocosas cholulas y ardientes. Lo que sí resultaba notable era el auricular no de última tecnología que le brotaba de la oreja izquierda y aquella mirada triste y apagada que se despegó muy poco del suelo, esperando que llegara el féretro y la línea de cuatro bandoneones simbólicamente lo despidiera haciéndole escuchar por última vez La Yumba.

Sexteto Vardaro-Pugliese, para paliar la misiadura y salir de gira. Los fueyes son Maffia y Laurenz, los dos Pedros a los que Piazzolla le dedicaría una composición un tanto especial, compleja de interpretar, según él sólo apta para El Gordo Leopoldo Federico, según ordenó en el casete con que lo mandó desde París. El otro violín es Alfredo Gobbi. ¿Vocalista? María Elena Torres, la que años después Homero Manzi va a encontrar en un cabaroto de Río de Janeiro y va a inmortalizar en los versos de Malena.
Algunos estudiosos del género establecen una columna vertebral, ortodoxa, que arranca con Julio De Caro y su violín corneta, el primero que grabó Recuerdo en 1926, después Osvaldo Pugliese, al que De Caro llamaba Mi Pollito, y por último, completando el medio campo, Astor Piazzolla. Cantidad de veces el autor de Adiós, nonino lo reconoció públicamente, como la noche que le hizo de presentador en el recital del Teatro Regina, cuando acababa de terminar la guerra de Malvinas y lo llamó directamente mi maestro.

En el comedor de su departamento del 6º piso de Pasteur y Rivadavia, circa 1976, con el responsable de esta bitácora. El grabador que intermedia era porque se trataba de una de las entrevistas para la originaria revista Crisis que dirigía Eduardo Galeano y que sería clausurada poco después, con motivo de cumplirse los 50 años de la grabación de Recuerdo. El informe incluyó reportajes a Julio De Caro y al autor de esa letra fantasmal, Eduardo Moreno, que dio cuenta de la censura sufrida porque entonces estaba prohibido mencionar a los Café Concert, que fue reemplazado por el viejo café, debido a que el de Suárez y Necochea, en los balconcitos individuales del primer piso no era tango precisamente lo que escuchaban las amables chicas de la casa con los parroquianos urgidos de otros apetitos.

La del próximo viernes 17 es una cita de honor. Después de los acostumbrados oradores, que dirán las cosas acostumbradas y todos los demás rituales, va a subir La Beba con quinteto y varios más se van a prender. Las artrosis, artritis y otros achaques no van a ser inconveniente para que en la calle se arme una tangueada y aunque ya no se le pueda sacar viruta y lustre al asfalto, va a ser decirle presente a un paradigma de la cultura popular, expresión que tratándose de Osvaldo se puede decir y repetir sin temor a ponerse colorados. ¿Nos vemos?

martes, 7 de septiembre de 2010

http://youtube.com.ar


¡WELCOME! ¡WELCOME!
A partir de mañana, con presentación oficial y todo, luego de una espera de tres años, una pavada si tomamos en cuenta quiénes están en el gobierno, el paradigma mismo de la sociedad visual en que vivimos YouTube desembarca en la Argentina. Debe benificiar a unos cuantos porque los representantes del stablishment están que bailan en una pata. Los que hicieron punta para la iniciativa se juntan mañana y pasado, en el Planetario, a las 14:00 y festejarlo.

No hay datos emitidos oficialmente por Google acerca de cuántos usuarios de YouTube hay en la Argentina. Sí se sabe que es el tercer sitio más visitado a nivel mundial y el cuarto a nivel nacional, según las cifras de una consultora. Según otra consultora, hay más de medio millón de personas que suben videos desde la Argentina. El 42,2% son chicos de entre 12 y 19 años. Y apenas el 3,76% tiene entre 45 y 54 años. Ahora, lo que no deja de hacer correr un escalofrío es que para sólo tener una idea de lo que se trata, cada minuto se sube un día completo de videos desde todas partes del mundo. Esto es, se suben 24 horas de contenidos cada 60 segundos.
Otros numeritos provenientes de consultoras aseguran que son más de medio millón los argentinos que habitualmente suben contenidos a YouTube. Muchos más, aunque incontables, son los usuarios que consultan permanentemente la página. En cuanto a los rangos de edad, puntean cómodos los jovenzuelos. Entre quienes difunden videos en esta plataforma, los pre y adolescentes llevan claramente la delantera: el 42,2% son chicos de entre 12 y 19 años.
Lo que vamos a decir ya es viejo porque ahora suficiente que algo se le ocurra a cualquiera para que inmediatamente envejezca. Pero que hay cantidad de conductas y de hechos que se producen única y exclusivamente con ese objetivo, gracias a los nunca bien ponderados celulares con grabador, a ponchadas. Un poco el escozar parte de que no esté lejano el día que vivamos, que hagamos todo, en una palabra, para grabarlo y subirlo a YouTube

miércoles, 25 de agosto de 2010

QUILOMBO Nº 126 EN EL GALLINERO

Dudi Graiver, el bankgster platense
Los recuerdos de la niñez se empecinan y en las viejas radios de los '50, los domingos a la mañana, Luis Elías Sojit vuelve a clamar "¡Hoy es un Día Peronista, señores!", y siempre corre otra vez El Chueco Fangio en Europa solamente para ganar, en el Luna Park el seleccionado argentino de básquet les gana a los yanquis, a un seleccionado blanco de blancos cajetillas universitarios pero eran yanquis, no empecemos con detalles, El Mono Gatica se pasea de vuelta por la 5ª Avenue de frac y galera, un gran portarretratos con la pareja presidencial en la solapa mientras chuponea lasciva, insolentemente un habano, y después Ike Williams le sienta de culo por toda la cuenta con la primer piña que le tira antideportivamente en los primeros diez segundos del primer round en el Madison Square Garden.
Ayer fue un Día Peronista. En el más cabal y amplio sentido del término. Nos despertamos con un ministro Julio De Vido anunciando que al igual que los Rodríguez Saa en el paraíso puntano vamos a tener Internet WiFi gratis para todos y se pueden meter a Fibertel en el tugets, después en La Plata Sir Hugo Moyano asumió la presidencia del PJ provincial por pedido expreso del señor compañero Alberto Ballestrini, en coma profundo ya varias semanas ha por un ACV, luego de que el neofeudalismo implantado de hecho por herencias varias uno de los Moyano Jr. lo calificara por tevé de excremento al Pata Medina de la UOCRA, acampado cerca de ahí, frente a la sede del gremio, en pie de guerra, y todas sus huestes pagas devolvían los piropos y lo calificaba de traidor a los trabajadores a Moyano, suponiendo que todos, los de ese acto y los de la manzana de la gobernación, con Kirchner y Scioli a la cabeza, eran trabajadores o alguna vez lo habían sido en el concepto de tal cosa que uno tiene ya apoliyado en el cerebro, y basta sobre el asunto. Es cierto que El Pata pegó duro con el asunto de los remedios para sidosos y cancerosos, atrás toda la menesunda de los camioneros y las obras sociales, pero seamos francos y nada nuevo que no sepamos hace rato por boca de Graciela Ocaña, (a) La Hormiguita, y por lo demás ya hay uno en cana, nada menos que Juan José Zanola de la Bancaria, ¿qué quieren? ¿Enrejar todo el perímetro del país y que nos quedemos a dormir adentro?
La paz y la concordia deben primar entre hermanos. Por eso medio millar de policías, empilchados y pertrechados como para salir en cualquier momento para Irak, mediaban con esa cara de nada que tienen, velando para que las facciones no se vayan a las manos y, de paso, saquen alguna 9mm. de la cintura o una tumbera de caño recortado que tenían sobre la mesada de la cocina.
La sangre no llegó al río y todos los que fueron a La Plata volvieron tranquilos a sus hogares porque ninguno era de La Plata, salvo los vendedores ambulantes, cagados no por la de tiros que se podía armar en cualquier momento, si no porque ya forma parte del folklore que en el medio del revoltijo toda la mercadería vaya a parar al suelo y encima se la afanen.
Por otro lado, las expectativas estaban puestas en el mensaje de Cristina por cadena nacional a la hora de los noticieros que han pasado a convertirse las cinco de la tarde lorquiana en el llanto por Ignacio Sánchez Mejía o en las seis de la mañana del yoruga Horacio Ferrer que es la hora de morir para los que saben hacerlo como la gente, según él. Se iba a anunciar, por fin, la ejecución sumaria de Héctor Magnetto y Bartolito Mitre, colgados de los pulgares. Se acababan los monopolios. Iba a reinar por fin el federalismo para los hermanos negros, indios y payucas del interior. Sin contar con que siempre como sucede en la Argentina, la del eterno empate, de alguna manera se iba a cumplir a medias el requisito que según el hermano masón Germán López, secretario de Raúl Alfonsín, el país tiene que cumplir sí o sí en tanto quiera progresar: sacarse de encima los lastres de Clarín y la CGT. El ex montonero Carlos Tomada, ministro de Trabajo, convenció a los muchachos de los camioneros que levantaran el sitio de las fábricas de Techint, en el fondo gente amiga, se estaba acabando el stock de acero y con él la única producción en alza del modelito, no jodamos, a algún acuerdo vamos a llegar, ya te diste el gusto de recibir el mensaje de un postrado que tiene apagada todas las luces de la terraza, el pobrecito, si hasta el Pata se dio el gusto de recordártelo y mudarte al ridículo, ese territorio del que como nos decía El General no se vuelve nunca, desenchufemos algunos aparatos que todavía se nos va a saltar la línea y nos vamos a quedar todos a oscuras, con velas, como en las villas.
La luctuosa Cristina, en efecto, tuvo a bien mandarse una de sus mejores actuaciones tirándose el pelito para atrás y acomodando los micrófonos, no pudo con su genio y volvió a elogiarlo a Frondizi, los enemigos de mis enemigos más o menos hasta pueden llegar a ser más o menos amigos y lo recordó a Julio Ramos, se disculpó hasta donde pudo e hizo otro tanto con el general Juan Carlos Onganía, (a) La Morsa, y los fantasmas de La Noche de los Bastones Largos, que para colmo La Manzana de las Luces queda ahí cerquita, del otro lado de la Plaza, volvieron a salir corriendo, en la tumba El Gringo Tosco, Mena, Atilio López y los miles y miles de las gestas de los dos cordobazos chuponearon en falso el mate lavado y vacío, solamente plácidamente radiante los hermanos Lidia y Osvaldo Papaleo, que resucitaban las horas muy duras del encierro y las torturas, ahora encima que parece que también cediendo Papel Prensa, para qué volver al pasado ácrata un tanto polimorfa de ella, psicóloga, y él un conductor soportable de tevé y después secretario de prensa de la bailadora flamenca a la que supo flanquea El Hermano Daniel y escoltar el coronel croata Milo de Bogetich, un poco demasiado lábil y elástico el protocolo para un espacio dedicado a patriotas. Por supuesto, ni una palabra en esto de la cuestión de la mediatización de la realidad, que viene de lejos y ya venía de lejos, estando a un paso del negociado de los Mitre y los Madero haciendo unos docks que se sabía que tenían una cota insalvable a los 14 metros y que no iba a servir para nada, como no fuera para el negociado de los terrenos de las Catalinas y la visionarias perspectiva de los galpones reciclados en restoranes cinco tenedores y torres inteligentes para que se mudaran los nuevos burgueses, sobre todo provenientes de los ciclos menemistas y kirchneristas. Ni jota. Tampoco sobre el ex socialista Roberto Noble, brillante ministro de Cultura de la gestión del indubitablemente conservador Manuel Fresco en la provincia de Buenos Aires, uno de los pilares del Fraude Patriótico y la primera Década Infame, tan recordado todo, de la mano de Barceló, Ruggerito, Racing y Carlos Gardel, y desde el '45 colgado como un toque de atención para todos los argentinos, oficialismo o muerte, y si se sigue para el tercero en discordia ahí tienen a todo lo razonable iniciado por don José Cortejarena, el saludo personal de Adolf Hitler a todo el pueblo argentino y a la colonia alemana en esas páginas cuando apareció el que sería el famoso vespertino, el papel del doctor Marcos Satanowsky como abogado del flamante adscripto a la familia a través de un casamiento con la correspondiente dote de la heredera y al general de la SIDE que después de inmortalizarse en el bronce con la maciza frase "la libertad es libre", no va que se le ocurre tener un diario propio y mandó a matarlo, delirio y todo lo demás que daría lugar a un impecable trabajo de Rodolfo Walsh, mucho después que el propio Perón tirara a su camarada de armas al cesto de los papeles cuando con la bondad que lo caracterizó en vida recordó que era el autor, además del monolítico pensamiento ya anotado más arriba, del incunable volumen La posición de firme. En todo caso, si es cierto todo lo que dice Cristina, Papel Prensa no ha hecho si no seguir una honrosa tradición en materia de libertad de expresión impresa.
Pero en esta versión de ahora, demasiado cercana y chapoteando, aparece en escena a mi juicio por primera vez un testaferro en vivo y en directo como si fuera la última adquisición del Barza, la algo más que controvertida figura de David Graiver, (a) Dudi, el banquero de los Montoneros, el bankgster, según la nominación sacada a relucir por un diplomático peronista compañero de cautiverio, un cínico apócope yanqui entre banquero-y-gangster, capaz de mutar como un virus informático, el matutino La Opinión, fiel vocero del sector azul del Ejército y del Departamento de Estado, en realidad ahora, con toda la luz de los spots, propiedad de los Graiver o de Gelbard según una opinión de Camps también sacada a relucir, pero por la nunca reconocida magia peronista en un Día Peronista por excelencia, en un salón para recordar patriotas, el mismo funcionario que cerró el matutino clonado de Le Monde y el príncipe heredero que abrió el vespertino para alfombrarle periodísticamente el camino a la reorganización nacional y a la Industria de la Muerte en la noche más negra que hasta ahora ha tenido el país.
Algún asesor le tiene que decir a Cristina que no se meta a culturosa, literatosa e ilustrada, una arena de la que suele salir reculando penosamente en chancleta. Ayer, mientras revolvía papeles y adornaba el papelito con globos como si fuera un cumpleaños infantil, se le dio por sacar a relucir que esta nueva historieta que presentaba a consideración hasta podía ser un thriller, nada menos, por qué no más cerca del de Castilla y calificarlo de suspense, aunque el asunto no da ni para sainete, y menos si se tira de la piola, porque insistió majaderamente con lo de thriller, y nos encontramos que en el medio de la pista con viruta y aserrín como Philipe Marlowe de entrecasa está nada menos que al ferretero Guillermo Moreno. ¿Ya no teníamos suficiente con la dupla de Mauricio Macri y El Fino Palacios queriendo montar un FBI mistongo cuando a ninguno de los dos les da ni para un botón de la camisa de J. Edgar Hoover? Más que la mesura, en estos casos, de lo que se trata es de mantener la mensura... Por lo demás, si se sigue con cierta fidelidad la analogía, el resultado de un thriller, intermediado por unos cuantos muertos, dentaduras rotas, riñones pateados y demás hay algo que se esclarece, no que se encarajina. Es cierto que los prototipos ofrecidos como héroes no son justamente Niños Cantores de Murialdo, pero lo que queda a la luz es la esputza de más o menos ricos, más o menos poderosos, más o menos renombrados, en una pelea de perros por el dinero y el poder. Sobre todo por esto último y así trepar la pirámide, como viviseccionó un best seller de la década del '60 sacado a relucir gracias a Boris Spivacov y Eudeba.
Cómo murió, quién lo mandó a matar si es que lo mandaron a matar, para qué lado pateaban, quizá nunca se sabrá. Dudi Graiver paró un poco antes de cruzar la frontera norteamericana con México a cargarle querosén al jet alquilado y a poco de aterrizar en Acapulco se vinieron abajo. Lo de Yabrán, sin ser agua de manantial, por lo menos aparece como más claro. Otro tanto Satanowsky, merced a los buenos oficios de Walsh. Para colmo, con todo este circo que se venía, Juan Gasparini liberó en la red la versión PDF de su libro sobre el joven y promisorio banquero platense, con un relato minucioso de cómo fue el atentado de la CIA para abatirlo fuera de EE.UU. y que no se enoje el Mossad e Israel, sus relaciones con Roberto Quieto, la plata de los Born y demás, ahora al alcance de cualquiera, ni qué decir cuando De Vido nos dé Internet con WiFi canilla libre para todos. Hasta se lo puede bajar desde acá, cliqueando el subrayado. Claro que apegarse al mencionado autor puede llegar a ser como escupir contra el ventilador: también es de su autoría el volumen donde husmea y revela un pacto entre El Pingüino y el Chango de Anillaco acerca de unas monedas y Suiza y otros entremeses. Desde Ginebra ha anunciado oficialmente su retiro del periodismo de investigación, una verdadera lástima desde donde se lo mire, porque en una de esas El Calafate y El Chapel SA le daban aunque sea para un folletín, no importa si después se pegue unas vueltas campana como se estila en estas runflas. La ortodoxia fundamentalista del cazador dice que la liebre salta donde menos se lo espera. Y en la concepción de thriller de Cristina, tan acorde a su generación, donde le gustan las etiquetitas y los envases, se lleva de sorpresa que en la analogía elegida efectivamente no hay malos, a lo sumo algunos peores que los otros, pero en medio de los hedores queda una versión más o menos aproximada de lo humanamente sucedido. Y ayer, a la prácticamente sacralizada de Papel Prensa no la reemplazó por otra, sino que ahora hay dos, y de esa manera cumplimentó otro de los mandamientos de una jornada ortodoxamente peronista en cuanto al origen esencialmente dual del fenómeno, ya que el peronismo es en la medida en que no sea ni yanqui ni marxista. Traducido al dilema echado a rodar: ¿los Papeleo-Graiver vendieron bajo la infamia de la tortura o porque los Montos le soplaban la nuca para que les devolvieran la guitarra tan heroicamente conseguida, entre los que se encontraba supuestamente Gasparini con una pastillita de cianuro y en el libro dice que fueron los primeros en llamarla a México para darle el pésame y anunciarle que había sido boleta, qué accidente ni ocho cuartos, amén de caricativas reuniones cuando volvió a Buenos Aires y condonaron el pago de los intereses para desahogarla un poco de la bancarrota que ya se venía? Héte aquí la cuestión. Exhumarlo al Dudi en estas circunstancias no parece una iniciativa muy feliz. En realidad, si vamos al caso, los Kirschner nunca son muy felices que digamos. Y encima de fortunas súbitas se les da por sacar a relucir su versación en thrillers. Quizá porque no sabían que bien puede ser un thriller suculento fue la captura de Roberto Quieto, (e) El Negro, en Olivos, su condena a muerte por un Consejo de Guerra Montonero bajo el mote de traidor, el mismo sambenito -pero proletario- que ahora le cargaron a Moyano, y que Quieto era el interlocutor válido del Dudi y en una charla, matizada con ostras y Chablis, le dijo textual por el acrónimo de La Orga que se consideraban una OPM, es decir, una Organización Político Militar: “Mi OPM es la Other People Money. ¡Hacerse rico con la plata de los demás!", habría chichoneado uno de los pioneros del ciclismo internacional, la fábrica de dinero de humo y la burbuja financiera.
Con todo lo que ha pasado es un sapo muy difícil de hacerlo pasar por la tráquea. ¿Dios los cría y el viento los amontona? Hay demasiado sufrimiento y muerte, como además no parece ser suficiente el tiempo transcurrido, para entrar a sacar a relucir estas cosas que son apenas perlitas de un Camino del Gólgota que supimos conseguir. Ahora, el árbitro elegido por Cristina como primera mandataria es incuestionable: nuestro Poder Judicial, algo así como patear la pelota a la tribuna. Son los dueños de la última palabra, pero un tanto lentejas, debemos reconocerlo. En una de esas, las generaciones futuras se enteran de algo si es que queda algo después del festín.
En resumen, amén de ir por lana y volver esquilados, algo que ya se ha convertido en deporte nacional, resulta que anteayer había una Papel Prensa y ahora, merced a esta prestidigitación que dicen que es fruto de un ferretero frenético, hay dos Papeles Prensas, dos Clarines y dos Naciones. Si lo seguimos al ingeniero Felipe Solá, autor del pensamiento que el peronismo es un sentimiento, algo que para él justifica y explica sentar al Hermano Daniel junto al Comandante Pepe, a Osvaldo Papaleo cerca de Hebe de Bonafini y Twiterman, se trata de otro River/Boca, y pañuelito con cuatro nudos en la cabeza, cazar el trapo y entrar a darle al bombo por alguno de los dos sin saber un carajo por qué uno y no otro, porque si de algo sabe el ex gobernador bonaerense es de divisiones, ya que en su distrito hay 340 clanes peronistas que se adjudican la pureza química y el ADN incuestionable.
Lo que pasa es que ayer fue un Día Peronista todoterreno y el fino despliegue de Cristina distrajo, adentro de la Rosada no se escucha nada, porque a cuatro escasas cuadras de ahí sus compañeros y compatriotas platenses, encabezados por intendente Carlos Bruera, se estaban cagando a tiros de lo lindo y las ambulancias del SAME déle pasar pasar por el bajo llevándole clientes a las guardia del Argerich. Adentro del Salón de los Patriotas, donde se llevó a cabo el acto, las presencias tenían más de ausencias porque las borratinas estuvieron a la orden del día, no hablemos ya de la UIA y otros dueños del país, pero sacar a relucir lo del Dudi y la plata a los Montos, despenalizarlos porque el asunto fue con torturas y todo lo que se quiera, no dejaba en buena posición a nadie y Hebe de Bonafini estuvo ahí, siempre firme como clavo de techo, pero sola, ni hablar de las otras fracturas, tampoco Estela Carlotto con las Abuelas. Hace rato que preocupadamente ha dejado de ser Media Argentina contra la otra Media, sino un 10% por aquí, un 5% por allá, de a ratos se ladran y se sacan los colmillos, una esperanza larga que baja y se pierde. De los de la vereda de enfrente mejor ni hablar porque como dijo una vez Luis Landriscina, están más desparramados que estornudo de ñato.
Las dudas si la provocación inicial fue del lado del oficialismo justicialista, la Camporita del gordito o tal vez una bronquita entre la interna de ellos o los muchachos bravos Estudiantes y Gimnasia que decidieron hacer calentamiento precompetitivo antes del próximo clásico, la cosa es que lo temido a la tarde entre las huestes profesionales del Hugo y el Pata, en la sede natural de la capital bonaerense con calles arboladas de tilos y naranjos, se produjo horas después en la cancha neutral de la Reina del Plata, lugar ideal para ventilar entripados de la Ciudad de las Diagonales como ésta lo es para llevar despelotes nacionales, y así se reactiva económica el quiosquito del transporte de militancia delivery, trapos, bombos y demás. Y se estaban desconcentrando los principales actores en autos oficiales con chofer cuando al ex montonero hoy ministro, Carlos Tomada, le entraban en la casa de Palermo a punta de pistola y solamente le sacaron tres mil pesos y algunas joyas a la mujer, pero jamás el cagaso que se pegó la pobre con el personal de servicio. No demasiado lejos de allí varias damas coquetas de la Coalición Cívica, entre ellas dos que también supieron curtir la onda guerrillera por los '70, ratificaban los pies de barro del discurso de Cristina porque a ellas le constaba cuando estaban en La Orga que a los Graiver los venían apretando fuerte para que devolvieran lo que le habían dado a Dudi para que lo trabajara en la bicicleta internacional y por eso tuvieron que vender Papel Prensa.
Los primeros remezones resultan poco auspiciosos. Han salido a relucir las diferencias entre los Graiver, pilas de guita, cadáveres y bancos de por medio, herencias, escribanos y toda esa comparsa tan poco edificante. Para no quedarse atrás, Eduardo Bussi está que tasca la cadena para irse de la Mesa de Enlace, bueno, de lo que él en un primer momento dijo que estaba unido por el espanto y no por el amor. Todo un sabio El General cuando decía que ellos no habían sido buenos, sino que los que habían venido después resultaron peores. Una sabiduría edificante y vigente, por cierto. Cada vez peores, che.
Fue un Día Peronista. Se podrá decir que no revolucionario. Pero si nunca lo fueron ni lo serán; apenas les da para nuevos ricos quilomberos. Menos mal que dentro de todo se terminaron los monopolios y vamos a tener Internet Wi Fi gratis para matizar los viajes en el Tren Bala...

lunes, 23 de agosto de 2010

LA SOLEDAD EN EL ADIOS DE LOS PERUANOS PARLANCHINES


A los 86 años, en el viejo Hospital de Clínicas, este sábado falleció Hugo Guerrero Marthineitz, (a) El Peruano Parlanchín, un negro limeño que había hecho una escala técnica primero en Santiago de Chile y Montevideo antes de recalar en Buenos Aires donde decidió tormentosamente quedarse, a punto tal que en mayo último anduvo a las puteadas, empujones, por el suelo, el SAME y la policía. El dinero que reclamaba por unos bolitos radiales, como es obvio, no lo consiguió. Después de prácticamente chapotear en dinero, cuando sus años de buena, últimamente lo hacía en la miseria. Olvidado por la consideración pública lo rescató un cronista gráfico de las llamadas notas de color cuando lo encontró tocando timbres en el Barrio Norte, ofreciéndose a leer clásicos varios de literatura a la gorra. Fue transgresor, provocador, insolente y varias cosas más, pero fundamentalmente talentoso. Chispoteaba siempre. En Santiago lo acogió nada menos que la radio de la Universidad de Chile hasta que no tuvo la mejor ocurrencia que tocar una parte más que sensible de las heridas que todavía quedan de la Guerra del Pacífico entre los dos países. Hicieron cola para pegarle patadas en el culo. En Canal 9 de los '60 tenía un micro de 15' al mediodía con Salgán y D'Elío. Todos los días. Había algunas jornadas en que con gesto ampuloso y esa voz bien timbrada, honda, llena de vibraciones, anunciaba que no tenía ganas de trabajar y que por lo tanto el dúo le tenía que dar fuerte y tupido durante todo el tiempo. También que se le diera por leer a Shakespeare hasta que se le acababa el tiempo.
De algún modo, El Negro fue fundamentalmente un tipo mal estacionado. La tevé, por definición y génesis, tiene más limitaciones que perspectivas. Una vez, en aquellos sábados interminables que idiotizaron a tantos millones, le dieron para hacer la publicidad de una camisa con marca extranjera cuya mayor virtud, aparte de la blancura que mantenía a toda costa, era su liviandad, se la usaba y no se la notaba. Llegado el momento, displicente, sentado en un sillón, cuando ya iban tres o cuatro horas de programa, a él se le ocurrió que los hechos valen más que las palabras y que durante el tiempo estipulado para el spot publicitario, si la virtud máxima era el descanso que producía esa indumentaria, bueno, a demostrarlo: se desabrochó el primer botón del cuello y la pantalla fue a un negro total: durante un minuto no hubo programa. Casi hubo una peregrinación de televidentes para agradecérselo. Pero nunca se supo si por el canal, la agencia o los dueños, eso sí, jamás volvió a repetir la hazaña.
Descubrió a los que ahora se les llama Sin Casa, un hombre mayor, que paraba en Plaza Francia, al pie del muro del convento y que para matizar el paso de las horas, con la punta de unos clavos y restos de pintura que encontraba en tarros tirados a la basura en obras en construcción en los paquetes edificios de la zona, raspaba y pintaba unas excelentes escenas naif. La zona se llenó de un gentío para admirar lo hecho y verlo producir. Eso fue por la época en que editó y presentó su primer libro: Señoras y señores, toda esta gente. Ese era el título.
En los pisos que supo ocupar en épocas de vacas gordas un ambiente amplio estaba convertido en estudio y la discoteca era tan gigantesca como original. Cansado que le robaran, para indignación de los oyentes, cuando pasaba esas obras únicas, se metía en el medio con una de sus risotadas simiescas o a tararear y silbar. Si lo afaban, que lo hicieran con él también.
En aquel micro de Canal 9, no tan recordado como otros sucesos que tuvo la tupé de producir, un buen día se apareció con una cantidad de desharrapados, cara de venir comiendo salteado y en la indumentaria no sponsoreados por multinacionales. Había decidido que eran geniales músicos populares latinoamericanos y que ellos debían usar el tiempo siempre tan precioso. Eran los Parra chilenos. Roberto y Violeta con su eterna cara de magra tristeza y la guitarrita de mala muerte que rasgaba con la punta de los dedos. Así dejó que los conociéramos.
En esta hora final, donde el mejor homenaje y reconocimiento es tratar de recopilar algo de lo mucho perdurable que hizo, apelamos a un video para que la imagen de la tecnología no lo deje morir del todo y un poco de su voz inigualable, normalmente acompañada por un pensamiento díscolo, no conformista, quizá rebelde, pero no revolucionario para no entrar en terrenos resbaladizos. En la red hubo quien apeló a la memoria o a los apuntes para rescatar algunas sentencias de las que a continuación todavía recogemos menos, no sin antes agradecer el trabajo:
  • Yo soy un loco de mierda que habla solo ante un micrófono. Fui y sigo siendo un mediocre que da examen todos los días.
  • La tevé se autoreprimió los primeros planos debido a un ridículo respeto hacia las arrugas de los artistas.
  • En nuestro mediocre medio televisivo todos son fracasados aunque sean estrellas, todos empezaron alguna carrera que hubieran deseado terminar. Yo estoy orgulloso de no tener ni la primaria completa.
  • Creo que no soy más agresivo que el que trata de difundir su bondad.
  • Hoy no tengo trabajo y llegué a dormir diez noches en la calle por el dinero que me deben.
  • Yo no soy una empresa. Soy un individuo que piensa. Pero, ojo: no sé si existo.
  • Ser independiente en la Argentina es un peligro público. No hay nada que nos moleste más que ser independientes.
  • El atractivo de las ciudades es la ingratitud de la gente.
  • No somos civilizados, somos humanos.
  • La clase media argentina fue una invención anticomunista.
  • Sería ególatra de mi parte si yo dijera que el gobierno no me respeta, porque el gobierno no respeta a nadie y es por eso que la gente se muere de hambre en las regiones más ricas de este país.
  • Recién ahora recuerdan que los indígenas son ciudadanos argentinos.
Tenía tres hijos y no muy buenas relaciones con ellos. Le tiraron una mano quizá con no mucho entusiasmo porque en este tipo de relaciones siempre quedan facturas impagas. No quiso velatorio y lo cremaron en la Chacarita, lejos del Rimac y de la colonial ciudad de los 500 balcones.